Too Cool for Internet Explorer

Balance

Hora y Fecha: Diciembre 21, 2005 @ 12:05 pm Autor: Moisés Maciá
Categorías:
223 Visitas

Aprovecho las cuatro horas que acumula de retraso mi vuelo de regreso para hacer un poco de balance de lo que han sido estos meses viviendo en Italia. Milano no es precisamente la ciudad prototipo de este país, mas bien es una excepción por estar tan al norte (cerca de los Alpes suizos), el tráfico (que a mi no me pareció tan denso ni tan contaminante como decían los aborígenes) y el aspecto gris generalizado.

El clima es horrible para alguien acostumbrado a los inviernos de mentira que tenemos en el Levante de España, con mínimas de cinco grados como mucho (ahora mismo en Alicante hay 14 grados centígrados). Eso de que pasen los días y no subamos de cero grados, nieve cada vez que te das la vuelta, niebla todos los días, lluvia perpetua y comer con la puesta del sol, sino ya de noche; definitivamente no esta hecho para mi.

Desde el principio nos lanzamos a la piscina de esta nueva cultura empapándonos lo máximo posible de las costumbres e ideas de esta gente. Maria ya esta enganchada a las boy bands patrias cual quinceañera, a los culebrones de Tele Cinque y al cotilleo y famoseo del lugar, que siendo Milano, ya os podéis hacer una idea de lo que se mueve por aquí. Es un crack, no se que sería de nosotros sin Maria.

Yo, como soy un flojo, pues también termine cayendo en la espiral de amarillismo y tabloides ante la promesa de aprender un italiano mas informal y dinámico. Niños, menudo evento el final de Caterina e le sue figlie, todos pegados a la tele sin pestañear a ver como terminaba la cosa. Si llega a finalizar la serie una vez cogido el vuelo para España el dramón lo hubiéramos tenido nosotros ;) Así a lo tonto, a lo tonto ya hablamos italiano hasta por los codos; mucho mejor de lo que yo me hubiera imaginado para ser sinceros.

En general la cultura y la manera de vivir es similar a la Española, aunque eso de que los hombres tengan por costumbre saludarse dando sendos besos como las mujeres y diciendo “Ciao caro” (hola guapo), no me acaba de convencer mucho la verdad.

Supongo que la zona de la Calabria (más al Sur) hubiera sido un mejor destino para mi por el tema del clima y eso, pero esto tampoco esta tan mal; sin ir mas lejos el sistema de transporte es de lo mejorcito que he visto: esta muy bien montado con lineas de metro, autobús, tranvías y tres aeropuertos internacionales. Desde aquí se puede viajar a cualquier parte de Italia y Europa centro por precios bastante ajustados.

Pese a todo tengo que hacer honor a la verdad diciendo que la gente es muy amable y agradable (el incidente del otro día no es lo habitual ni muchísimo menos). He tenido cientos de conversaciones con italianos y la gente es que alucina en colores con España, cosa que no deja de sorprenderme. Cuando les digo que soy español enseguida se ponen a intentar hablarme en Castellano (sin demasiada fortuna) y yo siempre acabo enfadándome, no tienen que hacer tal cosa: yo soy el extranjero, yo soy el que tiene que hablar italiano. Vamos, igualito de hospitalarios que los ingleses que rivalizan en tacto con una piedra pómez.

Les fascina nuestro idioma, nuestra música (la música latina mas bien), la sangría, la tortilla de patatas, la siesta, la monarquía, Zapatero, el matrimonio homosexual; flipan con que cada región española tenga un idioma propio además del castellano y los niños crezca en entornos bilingües. En fin, que me he topado con alguno que sabia mas de España que yo mismo ;) y me ha terminado sacando temas que nunca me hubiera imaginado que llamaran la atención mas allá de los Pirineos.

Lamentablemente España dista mucho de ser el paraíso que piensa esta gente. Todos esos nacionalistas que pululan por nuestra tierra deberían ver mas mundo para darse cuenta cuan estúpidos son. Ya lo decía Pío Baroja: — El nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando. — Supongo que en todos los sitios se cuecen habas.

En cuanto a la horda hispánica que ha tomado esta ciudad por la fuerza birra en mano con la excusa de estar becados, todos muy majetes. Espero mantener el contacto con la mayor cantidad de ellos cuando todo esto termine y cada uno vuelva a su rinconcito de la península.

En fin, balance positivo. Recomiendo visitar Italia a todos aquellos que todavía no hayan estado por estos lares y que preparen el bolsillo especialmente si vienen a Milano, el sur es de largo más barato que esto. Ya lo decía Rafaella Carrá: —Para hacer bien el amor hay que venir al sur.

Ahora una semanita en España purgando toda esa pasta que he comido y ya me sale por las orejas, a repartir collejas a todos aquellos que ni siquiera me han mandado un email ni un mal comentario en el blog y después de vuelta otra vez a la bota a por nuevas aventuras.

Para saber más sobre Milano y este viaje, podéis visitar el blog de Rodrigo, aunque no debería ponerlo porque el muy stronzo no me enlaza nunca ;)

Ci vediamo subito.





« Anterior post: Ragazzi, sono arrivato | Próximo post: Navidades de Informático »

2 Comentarios para “Balance”

zordor
24 de Diciembre de 2005 a las 4:24 pm    

Tio como mola, me he entretenido mucho leyendo. Por cierto yo soy ese Rodrigo enlazado al final he de deciros que si que le enlazo, lo que pasa es que el no me lee hasta el final :P

Pero bueno te pongo en los links de la derecha para que no llores :D

Moisés Maciá
25 de Diciembre de 2005 a las 3:40 am    

jejeje asi me gusta :)


Bad Behavior has blocked 437 access attempts in the last 7 days.